9 cosas que te hacen engordar - Tu camino del bienestar
667
post-template-default,single,single-post,postid-667,single-format-standard,woocommerce-no-js,ajax_fade,page_not_loaded,,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,columns-4,qode-theme-ver-14.0,qode-theme-bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive,elementor-default

9 cosas que te hacen engordar

pies báscula 9 cosas que te hacen engordar

9 cosas que te hacen engordar

9 cosas que te hacen engordar …. y como evitarlas.

¿Quien ayuda a engordar?. Hay decenas de dietas, algunas con una sólida base científica, pero por sí solas no garantizan la victoria, los científicos desenmascaran algunos de los aliados más desconocidos de la obesidad.

Los hermanos y amigos gorditos.

Los allegados le persiguen. Tener un hermano obeso duplica su riesgo de serlo (más que si lo es su padre), y la posibilidad aumenta si este es mayor y del mismo sexo, según sostiene Markos Pachucki, de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, en un artículo publicado en American Journal of Preventive Medicine. Los amigos con sobrepeso tampoco ayudan, “porque el exceso de kilos se contagia”, como ha constatado el doctor David Shoham, de la Universidad de Loyola en Chicago, en un estudio sobre 1.800 adolescentes (PLoS One).

Las bacterias intestinales.

Tal vez encuentre en su intestino la respuesta a su peso. Si entre los bacterias efecto rebotemillones de microorganismos que se alojan en el aparato digestivo se encuentran bacterias de la familia Christensenellaceae es bueno porque le protegen del aumento de peso (Cell). Aunque este microorganismo se hereda, su hallazgo abre la puerta a diseñar tratamientos probióticos personalizados contra la obesidad.

Los restaurantes con música clásica.

Las sonatas de Schubert pueden ser apropiadas para una cena romántica, pero tiene que saber que animan a comer más. Un estudio británico de las universidades de Leicester y Surrey Roehampton ha comprobado que se consumen más alimentos y café en los locales cuando hay música clásica de fondo que cuando suena otro tipo de melodía. Téngalo en cuenta también para su economía.

El trabajo nocturno.

Trabajar por la noche engorda, y no es porque se coma más, sino porque se altera el ritmo circadiano. Las personas estamos programadas para dormir cuando no hay luz y comer de día. “El trabajo por turnos durante la noche interrumpe el sueño y rompe el ciclo fisiológico y esto provoca una disminución del gasto energético diario total”, concluye un estudio realizado por científicos del Instituto Médico Howard Hughes (Texas), y recogido en la revista científica PNAS.

Para sabe mas de come bien, duerme mejor.

Dormir poco.

El déficit de sueño no solo nos cambia el humor, sino que además engorda: está comprobado científicamente. La explicación es que el sueño desempeña un papel relevante en el metabolismo energético, de forma que al no dormir comemos más, como un mecanismo fisiológico de adaptación para mantener la vigilia. Una investigación publicada recientemente en American Journal of Clinical Nutrition ha encontrado también que dormir más se asocia a un menor índice de masa corporal (IMC) y una mejor alimentación.

Contaminantes ambientales.

Las sustancias de desecho del pesticida DDT, o del lindano (utilizado para combatir los piojos y la sarna), son algunos de los contaminantes que se acumulan en el tejido graso de las personas, favoreciendo el desarrollo de obesidad y el aumento del colesterol en la sangre, según ha comprobado un grupo de científicos de la Universidad de Granada, que ha publicado estos resultados en Enviromental Pollution. Estos contaminantes llegan a los individuos, principalmente, a través de los alimentos con un alto contenido en grasa, incluyendo las carnes y pescados grasos de gran tamaño.

Ver la televisión en la noche.  

Por muchas horas, si esto se repite todos los días, se incrementa un 23% el riesgo de obesidad (por no hablar del 14% del riesgo de desarrollar diabetes), advierte un informe de la Universidad de Harvard.

báscula calcula tu IMC

 

<<<<<< Calcula tu IMC

 

 

El estrés postraumático.

Las mujeres que sufren estrés postraumático aumentan de peso más rápidamente y son más propensas a padecer obesidad que las que no atraviesan esta situación, asegura un estudio de las universidades de Harvard y Columbia, publicado en Archives of General Psychiatry. Pero hay una buena noticia: cuando disminuyen los síntomas de este trastorno, el riesgo de obesidad se reduce notablemente.

La depresión y la ansiedad.

La tercera parte de las personas estresadas pierde el apetito y adelgaza, pero más de la mitad reacciona al estrés comiendo y, lo peor, ingiriendo alimentos ricos en azúcares y grasas. La explicación es que el centro de recompensa que tenemos en el cerebro se activa con ese tipo de comida.

Además, la hormona del estrés, el cortisol, sensibiliza ese sistema de recompensa y se favorece la ingesta compulsiva de alimentos muy calóricos. Ansiedad y estrés son dos situaciones que se repiten con frecuencia. Los problemas económicos y laborales conducen a buscar la felicidad en la comida, y especialmente en dulces, que palían la agitación.

Sabes que alimentos que no deben faltarte

Conoce los motivos del efecto rebote o yo-yo.

¿Cual es tu peso ideal?

[grwebform url=”https://app.getresponse.com/view_webform_v2.js?u=SbZeL&webforms_id=11798505″ css=”on” center=”off” center_margin=”200″/]

Valore este Post
3826350246

Publicaciones Relacionadas

3 Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Call Now
Directions